Bolsa de empleo

Publique su oferta en la Bolsa de empleos
Una vez aprobada, su oferta será enviada a todos los asociados
16 | Jun | 09

Sobre el diseño y la cultura

Por Luis Fernando Garzón para la ADG
Sobre el autor: Diseñador Gráfico egresado de la Universidad Nacional de Colombia (2001) y Master of Arts en Diseño de comunicación de la HTWG en Constanza, Alemania (2007). Ha trabajado en e-learning y diseño para web principalmente. El siguiente artículo para la ADG es una apreciación entre la relación entre diseño y cultura y su obra en el contexto colombiano.

Al repasar tanto la historia como la actualidad del diseño gráfico se evidencia su directa relación con la sociedad en la que éste se desarrolla. Y es tan fuerte su marca que hay todo un vocabulario asociado al diseño originado en un país específico. A modo de ejemplo funcionarían la limpieza, la estructura, el decir más con menos elementos y un orden en el caso suizo. Sin embargo, no es casualidad que tales términos apliquen igualmente a la civilización donde esta manera de hacer diseño vió la luz. Desde la Estación principal del tren en Zurich, los avisos de fachada, el mismo urbanismo, la arquitectura hasta las cajas de los medicamentos el diseño hace parte de la vida del ciudadano. Este crece en una atmósfera impregnada por el orden donde los carteles no compiten con el espacio público, no hay pie para la saturación ni la contaminación visual, por ende, el diseño deberá conservar esa tendencia lógica. Caso similar ocurre en Alemania y pese a que en la actualidad estas marcas no son tan contundentes se conservan aún ciertos rasgos que se originaron en movimientos que tenían un trasfondo conceptual.

Así como los suizos, alemanes, británicos o estadounidenses tienen su propia manera de hacer diseño, cabe preguntarse si en Colombia nos podemos dar el lujo de hablar igual. Lo más seguro es que no y no es por ser apátrida. La complejidad del diseño en Colombia puede abarcar tópicos que muy seguramente no sean tocados en este artículo y su intención, más allá de posiblemente herir la susceptibilidad del orgullo patrio, pretende mostrar simplemente un punto de vista que es de hecho totalmente discutible.

lfernando_zurich01

Si acá no hay una clara identidad cultural, menos existirá una cultura visual

Si bien es cierto que se pueden importar las bases universales del diseño gráfico, las culturas donde estas se originaron en un contexto específico no. No hay que ser un sociólogo para darse cuenta que Colombia es una mezcla inmensa de características, ni ser funcionario estatal para saber que el país está en plena construcción y en el que está todo por hacer. Todo ello influye en el diseño, no olvidemos que es una actividad ligada a la cultura. Ahora intentemos resumir los 5 pisos térmicos, las 3 cordilleras, los regionalismos, las razas e incluso el racismo marcado, los 6 estratos sociales diametralmente opuestos, todos en una sola imagen. ¿Es casi imposible evitar pensar en un collage, en una mezcla de muchas cosas? Esto se reflejó incluso en campañas navideñas de Davivienda donde se mostraba el sentir de la celebración de la época según las condiciones de cada familia, desde la más pobre hasta la más adinerada. El asunto de la identidad como país trascendió a una marca que se quedó corta para mostrar esos amplios espectros -Colombia es pasión fue criticada aún por Dicken Castro por ser una identidad que carece precisamente de ello-. Recientemente hay una valla en la que la nación se muestra como una mezcla de varios sombreros típicos en un país típicamente clasista donde uno que otro nunca utilizaría un sombrero de fieltro por considerarlo muy poco chic.

Ahora nos cabe hacer una pregunta, ¿en qué tipo de país vive el diseño del país del Sagrado Corazón? Visualmente el colombiano promedio es bombardeado por un mercado persa de avisos de fachada a nivel urbano y sólo hasta hace poco en algunas partes del país se empieza a crear un modelo ordenado de ciudad. Para los citadinos e incluso quienes habitan en poblaciones donde no hay agua potable pero si hay fluido eléctrico existe un país telenovelero y mediático desde el que resulta fácil pensar que las cadenas programadoras locales son las responsables de la educación visual: -telenovela mexicana y/ó venezolana, noticiero amarillista y/ó populista, reallyties colombianizados y comerciales-. A nivel web hay de todo un poco, muy colombiana la posición por cierto y dicho sea de paso la idea de globalizar el diseño, el hacerlo internacional, no sería la mejor respuesta.

lfernando_zurich02

Importar y crear versiones apropiadas -porque estas se apropiaron- es colombiano y casi que latinoamericano. Aplica a todo literalmente desde nombres propios -John Kennedy Hurtado- hasta remoquetes -El Tiger Woods criollo-. Si hay algo en el extranjero que sea bueno se introduce y se ajusta a lo local porque lo creado en el terruño generalmente se tiene que comprobar mil veces antes de ser usado, casualmente porque antes no se había hecho.

Para acceder al diseño en Colombia hay que estudiarlo algunas veces y en las otras pagar por él sumas considerables. El diseño vale y es de élite. Los gestores del diseño son generalmente empresas ligadas a manifestaciones culturales que en algunas ocasiones son excluyentes y teniendo en cuenta que no somos un país industrial, para cuyos nacionales las prioridades muchas veces no se acercan al diseño ni siquiera remotamente, estos lo ven más bien como un artículo de lujo. Lo anterior contribuye a crear una barrera entre el llamado primer mundo del diseño y la vida cotidiana de los ciudadanos de a pie.

El diseño aparece entre la necesidad y lo urgente para darle paso a las versiones económicas -más aún en estas épocas de crisis- donde se cobran el proceso como tal de producción y/ó la velocidad y no la idea detrás de la pieza a usar. En esta cultura la inmediatez también es parte del diseño nacional, generalmente la última parte y a última hora. Adicionalmente hizo carrera el diseño de creatividad inmediata, por ello algunas soluciones gráficas se copian y resultan similares, incluso se llega a aseverar que todo en el diseño ya existe, que de ser cierto cortaría de un solo tajo la razón de ser de maestrías y doctorados que se realizan sobre el tema.

Al hablar de diseño en Colombia tenemos que asociar inevitablemente nombres en cada área –Identidad visual: Dicken Castro y David Consuegra (q.e.p.d.), cartel: Marta Granados, Tipografia: Freddy Chaparro y cada uno con sus respectivas influencias extranjeras: Hard Edge, escuela americana de diseño, cartel polaco, Lubalin- pero no se puede citar la presencia de un único estilo particular, quizás porque es muy colombiano que cada quien adapte lo que más le sirve en un mercado netamente emergente. La labor de educación del ojo llega hasta la misma profesión, ¿qué es lo que hace un diseñador en Colombia? Muchos se han sumergido en esa respuesta dando ejemplos sin llegar a clarificar lo que esto implica, reduciendo la tarea a la mera producción de piezas y objetos, es decir aún estamos en busca de nuestra propia construcción.

lfernando_zurich03

*Fotografias del autor exceptuando la superior izquierda

4

Me intereso mucho el tema, pero no veo el nombre del autor, me gustaria saberlo para poder citar su articulo en un trabajo academico que estoy llevando acabo.

Gracias.

Marcela Muñoz

avatar marzo 27, 2012 1:38 pm
Mrc Muñoz opina:

El autor del artículo es Luis Fernando Garzón. Por algún problema con el sistema de administración de contenidos, el campo de autor no aparece en el artículo.

Hola, muy interesante el articulo.
Estoy realizando un proyecto sobre cultura de diseño, y me gustaría saber si puede obtener el correo del autor, para poder charlar acerca del tema, muchas gracias.

avatar marzo 9, 2016 6:50 pm
Danny opina:

Comentarios RSS ADG RSS para esta entrada

Todos los campos son obligatorios. Tu correo electrónico no será publicado.
Este es un espacio de opinión que busca generar discusión y aclarar dudas.
Comentarios que falten a las normas éticas, que insulten a otros participantes, que contengan palabras vulgares o publicidad serán eliminados.